No nos equivocamos en el Facebook

¿Verdad que no nos equivocamos en el Facebook? Nuestra generación tuvo el tino y se aplaude que las autoridades de la Unimayab lo hayan tomado en cuenta. Lo vimos en la reunión de generaciones y lo consignamos en la crónica pasada.

La reportera Iris Ceballos Alvarado cubrió la nota previa que publicó el Diario de Yucatán en su sección de Imagen, el 27 de abril ppdo.; que transcribo a continuación:




Eusebio Couoh Chi, la contadora pública Leonor Martínez González de Alarcón y Elvia Herrera Astorga viuda de Roca son tres pilares que han forjado la historia de esta universidad; cada uno, en distintas trincheras, ha sido parte importante de su crecimiento, y hoy se congratulan de la evolución que la institución ha alcanzado.

Eusebio trabaja en la Anáhuac Mayab desde hace 24 años; era apenas un adolescente cuando laboró como ayudante de albañil en el lugar, así que en sus manos recayó parte de la construcción de los primeros edificios del plantel, según recuerda.

Su padre, Rogelio Couoh Uitz, trabajó como albañil en la obra, y luego, como velador; el entrevistado indica que solía acompañarlo algunas noches.

Desde entonces no se ha separado de la universidad, pues después comenzó a prestar servicios de electricidad. Si hay alguien que conoce bien cada rincón de la Universidad del Mayab es Eusebio; incluso solía meterse en un estrecho conducto entre los plafones del techo para hacer reparaciones eléctricas.

A la par de su trabajo en la universidad, continuó sus estudios de secundaria y comenzó la preparatoria motivado en parte por un grupo de alumnos de la licenciatura en Psicología. No terminó el bachillerato y ahora quiere retomar sus estudios.

Crecimiento

Su crecimiento en la Universidad del Mayab es notable: realiza labores de mantenimiento como plomería, carpintería y cerrajería, y en los últimos años se ha involucrado más en el manejo de los equipos de sonido, para lo cual la institución lo envió a tomar capacitación.

Laborar en el lugar le ha permitido aprender y desarrollar un trabajo más profesional. Una de sus satisfacciones es haber visto egresar hasta ahora a todas las generaciones de alumnos de la universidad, y cuando se los encuentra en la calle, o bien van de visita a la institución, lo reconocen y saludan con afecto.

Afirma que se siente muy a gusto, pues hay un apoyo total entre todos los que ahí laboran.— Iris Ceballos Alvarado

Comentarios

Mexisteffi ha dicho que…
Eusebio!!!! Pero como me acuerdo de el!!! Sonia y yo siempre lo saludabamos en nuestros deambulares por la universidad (que eran casi continuos a veces)con un alegre "buenos dias Eusebio!".Depues de acechar en los pasillos para ver si podia de alguna manera descubrir nuestros nombres, decidio devolvernos el favor con una gran sonrisa. "Buenos dias, Sonia. Buenos dias, Epifania". Creo que al paso de los años le he agarrado cariño al apelativo!