Noche bella sin estrellas

La sentencia de entrada en la oficina del padre Salvador fue tajante: "Señora, doña Alicia, hable con su hijo, no estoy seguro que deba estudiar Ciencias de la Comunicación..."
-No tengo nada qué hablar con él, ya se decidió y listo...
-Bueno, nomás dígale que se meta al equipo de futbol, porque esta es una carrera donde se nos puede "aniñar" muy fácilmente...No va a tener necesidad de tomar un "propedéutico", pero creo que mejor debe escoger otra carrera...
Así, las cosas, la "plática" con el rubicundo Secretario de la Unimayab, en un julio de 1984 se estaba transformando en un lento, reflexivo regreso a Mérida por la carretera angosta de Chablekal que decidiría el resto de mi vida…
-Oye mamita, ese cabrón que quiso decir...?
-Nada hijo, se me hace que es maricón y le gusta entrenar niños...anda déjate de chingaderas y anda a deportes Loría a comprar tus tacos de fútbol, lo único que me encabrona es que no voy a dejar de lavar calcetas apestosas llenas de tierra roja...Coño, como si diez años de futbol no sean suficientes con todos tus cinco hermanos....Ya bien lo decía tu tío gordo, no todo lo que brilla es oro ni todo lo que caga el pato es agua; también tiene su caquita...qué pinche in bono malum ni que madres…
Ese concepto de “aniñar”, según el padre Salvador, era el verbo en infinitivo que se refería a dejarse influenciar, no ofrecer resistencia en el ánimo, la conducta y en el comportamiento ante un grupo de mujeres –siempre mayoría en la carrera de Ciencias de la Comunicación Social- y poco a poco, bajo el influjo de la superioridad numérica, volverse niña. Más o menos es lo que mi mamá me explicó cuando se le quitó lo encabronada.
-Nomás no te vayas a enredar a lo pendejo,-me dio a entender, pero quién sabe si al final lo hice.
La filosofía de patio de mi tío gordo –creador de la expresión kep sham- no se pudo aplicar la semana pasada al cuento, luego de que el martes pasado, efectivamente, los presuntos machos, varones, masculinos, o asegún, "padres de familia" nos volvimos a "aniñar" en la noche sin estrellas de Bennigan´s.
Carlos Sierra Sosa, Eduardo Avila, Jorge Canto, Ricardo Rosado y Eduardo Cabrera no estaban en una noche estrellada ciertamente. Pero los astros del firmamento brillaron a partir de las ocho.
Primero cayó del cielo Marcela Camacho, con más personalidad y guapura que su hermana. Luego llegó con puntualidad francesa Saide Sélem Delgado. Uf, súper bien, que no le toquen nada, déjenla así como está,porque nunca ha estado mejor; luego llegó la ojiaceitunada Leticia Rivero Rodríguez, menos explosiva pero acompañada de dinamita: Carla Sansores Quijano quien llegó defendiendo su postura; luego llegó la de la eterna sonrisa, generosa en alma y corazón, Susy Pasos Alpuche con una afilada Rosy Villajuana Gómez que no escatimó el viajar desde Campeche; otra luminaria que bajó de la vía láctea fue Marisol Puerto Acevedo, quien completó el trío indisoluble de super novas.
-Ya me siento minoría como en el salón de clases,-apuntó Ricardo Rosado Trujeque, cuando inició el desfile de saludos.
-Tú cómo crees que me siento? Ya me transporté al pasado,-dijo Eduardo Cabrera.
No se pudo medir el tiempo que pasó. Decía mi mamá que los momentos de felicidad son bien poquitos. Pero una reflexión posterior apunta a lo que ya el padre Salvador sospechaba: Sucedió que en realidad, esta vez las mujeres de nuestra generación –qué importa el año- nos hicieron caer en la trampa y nos dejaron ser niños. Dejaron que nos riéramos como niños de primaria viendo nuestros propios dibujos –esos híbridos que hicieron historia en el Banco de Nuestro Animo-; dejaron que incluso, Ricardo Rosado fuera a su casa a buscar las libretas Scribe para ver los dibujos y caricaturas hechos en clase sin comentar nada; dejaron que nos riéramos de nuestras anécdotas de borracheras, que nos acordáramos de los apodos de los maestros, de las tonterías de niños sin causa y aventuras amorosas sin sentido, dejaron que creyéramos que fuimos lo máximo… por un tiempo.
Porque en realidad la velada fue de ellas. Y la noche sin estrellas no necesitó de más luz, porque según dijo Jorge Canto Ureña, “Qué felicidad tan distinta a la del pasado cuando ellas te hablan desde un corazón que no oculta ya nada ni se inquieta por nada…”
-Yo creo más bien que aprendí mucho esta noche,-le comentó al final Eduardo Cabre

ra.
Y así fue, en efecto.
El relato de los momentos difíciles que pasó Rosy con su familia, crudo, pero contado con una serenidad y madurez de quien se sabe acompañada de sus mejores amigas; el valor de una Saide que habla de una nueva etapa en su vida sentimental pero que tiene un chance de confesar su felicidad por vernos de nuevo. Y qué decir de la chispa, más controlada (¿Porqué será que lo notamos así?), de Lety Rivero que presume bien chévere a sus pequeños tesoros y como no, a su perrito. La lección de prudencia que desde siempre nos da Marisol Puerto entre broma y broma, evitaron hiciéramos chistes de mal gusto con los noviazgos estudiantiles; una observadora Carla Sansores que tuvo el comentario adecuado para cada cosa y la gentileza de reír aún con los comentarios machistas de nosotros; ni qué decir del relato que Marcela Camacho hiciera sobre la alfombra roja que le tendió su marido al cumplir 20 años de casados.
Eduardo Cabrera le recordó a Susy Pasos Alpuche los elogios que sobre su persona hacía Carlos Peña Morales en la Universidad como tratando de hacer notar que en realidad siempre hemos apreciado esa generosidad que estalla a borbotones como su sonrisa.
Total que la abrumadora mayoría hizo que de nueva cuenta y como en años pasados nos aniñáramos y que finalmente la plática de varones se esfumara por su propio peso y que lentamente, sin ver pasar el tiempo, nos fueramos deslizando, a no ofrecer resistencia a los relatos y comentarios, nos olvidamos de pensar bajo la óptica de género y como me advirtió mi mamá, irnos enredando con ellas a lo pendejo, porque viéndolo bien, eso somos, ellas son las que nos escogen y no al revés, según la infalible teoría de Jorge Canto.
Definitivamente, no todo lo que brilla es oro, pero con una velada como la que tuvimos, ¿Quién necesita de estrellas para atrapar un ratito de felicidad? Gracias amigas, por seguir brillando en nuestro firmamento.

Comentarios

jorge ha dicho que…
NOCHE BELLA SIN ESTRELLAS

ESPERO A QUE CORNUDO ESCRIBA SU CRONICA PARA QUE PONGA LO POCO QUE FALTA,EN ESTE CASA MAS CLARA ...........NI EL AGUA,LA CRONICA DE EDUARDO SALPICADA CON PASAJES DE BUEN HUMOR NO PUDO SER MAS ELOCUENTE PORQUE NO SE PODIA MAS.
LOS QUE NO ASISTIERON VERDADERAMENTE SE PERDIERON DE UNA NOCHE VERDADERAMENTE PLAGADA DE CHISPASOS DE TRAGEDIA ,BUEN HMOR Y CARGADA DE ANECDOTAS QUE HACIAN QUE TODOS NOS RIERAMOS SIN PARAR.

ME SIENTO INCOMODO DE NO HABER PODIDO DIVIDIRME EN VARIAS PARTES PARA NO PERDERME NINGUN DETALLE DE LO SUCEDIDO EN LA NOCHE,POR MAS QUE QUISE ESTAR EN VARIOS LADOS ,NO PUDE,PLATICABA CON MARCELA,CORRIA A LADO DE SUSY COMENTABA CON ROSY,Y ME REIA CON MARISOL,TIEMPO NOS FALTO,COMO DICE EDUARDO AVILA,ANTES NOS SACABAN POR REVOLTOSOS AHORA POR FALTA DE CONSUMO.

ME DIO VERDADERAMENTE GUSTO DE VER A MIS COMPAÑERAS,A KARLITA,A LETY RIVERO,A MI ETERNA AMIGA MARCELA CAMACHO QUE LA POBRE SOPORTO A UN TRIO DE BORRACHOS POR ALGUN TIEMPO,SAIDE..........NOS DEJO A TODOS SIN PALABRAS.....NADIE LE MUEVA NADA PORFAVOR OPINO LO MISMO QUE EL CORNUDO,BUENO SI ......QUE NOS DE LAS BUENAS NOCHES EN FRANCES,JAJAJAJAJJA,LA DIRECTA Y NO MENOS GUAPA ROSY VILLAJUANA,JLO PASOS SIEMPRE ALEGRE SIMPATICA Y CON UNA VIBRA MUY ESPECIAL EN ELLA QUE HACIA QUE TODO SE VIERA DIFERENTE Y MI BUENA AMIGA MARISOL,PARIENTE A LA QUE VEO MUY SEGUIDO.

TIENE RAZON CORNUDO........FUE UNA NOCHE DED ELLAS.........ELLAS BRILLARON,Y NO LO DIGO SOLO POR SU BELLEZA EXTERIOR SI NO POR LO MAS BELLO QUE ELLAS TENIAN..................LA ESCENCIA DE SER NUESTRAS AMIGAS.

JORGE CANTO U.

GRACIAS AMIGAS POR DARME PARTE DE USTEDES EN ESA NOCHE ME LAS LLEVO EN EL CORAZON.